La cerámica está de moda. No solo reina en las mesas de los restaurantes con estrella Michelin, también en museos, galerías y hasta en las redes sociales. Por Jesús Cano

Eric Landon tiene casi 670K -léase, casi setecientos mil seguidores-. Cada vez que en la cuenta de Instagram de su marca, Tortus Copenhagen, sube una imagen o vídeo suyo trabajando, sus likes -me gusta- pueden pasar fácilmente de los 50K -cincuenta mil-. Es un alfarero estrella.

Hay un resurgimiento del interés por la cerámica, por las piezas hechas con simple arcilla. Gurús de las tendencias, como el diseñador Jonathan W. Anderson, deslizan en su discurso nombres de ceramistas que hasta hace poco eran desconocidos para el gran público. Hablamos de Bernard Leach, Lucie Rie, Hans Coper o Shoji Hamada.

El trabajo de algunos alfareros ha alcanzado precios históricos en las subastas

El trabajo de estos alfareros está alcanzando precios históricos en las subastas. En diciembre pasado, el récord de una vasija -o tazón de porcelana blanca con dibujos concéntricos en azul- de la británica Lucie Rie, fallecida en 1995, fue batido por cuarta vez en dos años, cuando la galería de arte Phillips vendió una pieza de 1978 por 196.771 euros, más de tres veces la estimación.

Hace una semana el museo británico Tate, en su sede de St. Ives (Cornualles), presentaba That continuous thing: artists and the ceramics studio, 1920 to today. Un recorrido por las creaciones más singulares de los últimos cien años tomando el espacio que antes ocupaban Barbara Hepworth, Alex Katz o el mismísimo enfant terrible del arte, Damien Hirst. «Es esa fascinación infinita de dar forma a la arcilla», afirma Sara Matson, cocomisaria de la exposición. «Hay un diálogo en curso entre la forma y la función, entre una escultura y una vasija. Todas estas cosas están en un constante tira y afloja». Son más de 80 obras de más de 50 artistas de Europa, Japón y América del Norte. Y no hay ningún español.

Aunque el trabajo de Claudio Casanovas (Barcelona, 1953), por su trayectoria, podría encajar. Con premios tan importantes como el del Concurso Internacional de Cerámica de Mino (Japón), es una celebridad fuera de nuestras fronteras. Su galerista de Barcelona, Joan Gaspar, se preguntaba recientemente por qué su obra es fácilmente colocable en el extranjero y aquí cuesta. Y nos preguntamos, ¿llegamos tarde a esta tendencia? «Hay un interés por la cerámica», nos confiesa Pedro León. En su taller-escuela, en los últimos meses, han proliferado las matrículas. «El público que se acerca a los cursos lo hace más por una cuestión de relajación, de pasar el tiempo libre, que profesional», nos señala.

A mitad del siglo XX, la alfarería se divide en una escuela ligada a la artesanía y otra al arte

Es a mitad del siglo XX cuando la alfarería se divide en dos escuelas: por un lado, la que sigue ligada a la artesanía y, por otro, la que se convierte en una forma más de arte. En España tenemos buenos ejemplos de ambos casos. León coloca sus vajillas en los restaurantes más prestigiosos del país y el toledano Gregorio Peño expone sus piezas de barro en los principales museos del mundo. «En Londres empieza a haber tiendas o galerías que solo muestran cerámica», comenta Carmen Palacios, codirectora de Tiempos Modernos, en cuya galería y anticuario exponen con regularidad Palacios o Gálvez. «Al principio fue una afición personal. Me recorrí España conociendo artesanos. Luego vi la oportunidad de apoyar a alfareros o artistas que estaban creando un lenguaje propio. Rodeados de maestros del diseño del siglo XX, estas piezas lucen y abandonan el toque popular y folclórico de los rastrillos. Hay que ponerlas en valor».

Paco Ortí, diseñador, artista, pero sobre todo, alfarero, nos recuerda una cita de Miguel Hernández: «La mano es la herramienta del alma…». Y añade: «El trabajo con las manos es capaz de satisfacer, de un modo puramente instintivo, muchas de las necesidades humanas».

Joo Hyun Baek / Laon Pottery / Corea, 1988

Desde locales ‘hipsters’ a marcas de lujo

estilo, ceramica, el barro está de moda, xlsemanal

Es la artesana coreana que está detrás de Laon  Pottery. Encontramos su marca en locales hipsters o en marcas de lujo como Loewe. Estudiaba Filología Hispánica, pero descubrió la alfarería en un curso. Pasó por Alcalá de Henares para rematar su carrera y, al volver a su casa, estudió la tradición ceramista coreana. Después volvió a España.

estilo, ceramica, el barro está de moda, xlsemanal

Sus piezas, de inspiración oriental, utilizan colores muy naturales

«No hay mucha barrera entre ‘artesano’ y ‘artista’. Las dos palabras empiezan por ‘arte’ y será por algo».

Gregorio Peño / Toledo, 1983

Lleva la alfarería en su ADN

estilo, ceramica, el barro está de moda, xlsemanal

Su obra está en importantes colecciones de museos internacionales. Gregorio Peño lleva la alfarería en su ADN. Su familia regenta un taller en funcionamiento desde hace siglo y medio. Pero su acercamiento al barro y la arcilla es distinto.

Es la mirada de un escultor que, en vez de hierro o bronce, utiliza el material cerámico como medio de expresión. Hace un año, la Asociación Española de Críticos de Arte (AECA, Spain) lo premiaba como el artista español más relevante en la feria ARCOmadrid.

estilo, ceramica, el barro está de moda, xlsemanal

La obra de Peño se caracteriza por las formas insólitas

«Entiendo la cerámica como un material con unas posibilidades plásticas infinitas. La producción más ligada al taller tradicional (como es el caso de mi familia) está más sujeta al encargo, a lo utilitario o a lo decorativo. Yo, sin embargo, tengo la libertad de preocuparme solo de la emoción o el misterio que encierra la creación artística».

Paco Ortí / Valencia, 1984

La creatividad como terapia

estilo, ceramica, el barro está de moda, xlsemanal

Estudió Arquitectura. Y, a pesar de sufrir un cáncer  en segundo curso, obtuvo matrícula de honor en el proyecto de final de carrera. Pero el torno lo reclamó y aprendió el oficio de forma autodidacta. Entre alfarero, escultor y diseñador concibió un lenguaje propio y creó piezas míticas como El botijo del siglo XXI,  finalista de la XI Bienal Internacional de Cerámica de Manises en 2013. Su curiosidad lo ha llevado a trabajar en el estudio de Patricia Urquiola,  en Milán, durante casi dos años y ahora se instalará en Madrid en solitario.

estilo, ceramica, el barro está de moda, xlsemanal

Arquitecto de formación, trabajó con Patricia Urquiola y hoy vuela en solitario

«En mi caso, con mi trabajo tan solo quería curarme de una fuerte depresión, agarrarme a la vida. Nunca me planteé ser artista ni artesano».

Xavier Mañosa / Apparatu / Barcelona, 1981

Nuestro ceramista más aplaudido

estilo, ceramica, el barro está de moda, xlsemanal

Foto: Jara Varela

El taller de cerámica de sus padres es ahora Apparatu, un híbrido entre estudio de diseño, taller y plaza familiar. De él salen best sellers del diseño o piezas más arriesgadas y que rompen con la lógica. También hay una obra más personal que se presenta en galerías y museos.
Es nuestro ceramista más aplaudido.

estilo, ceramica, el barro está de moda, xlsemanal

Mañosa se caracteriza por su atrevimiento para mezclar materiales

«Siempre ha formado parte de mi vida, he crecido en un taller. Me sentiría un intruso trabajando con otro material», asegura.

Fernando Alcalde / Cuenca, 1958

Influencia oriental y manejo del color

estilo, ceramica, el barro está de moda, xlsemanal

Estudió en la escuela de Manises, pero su obra está influenciada por lo oriental. Y, especialmente, por China. Pero olvídese de la cerámica Ming. Su lenguaje es más espiritual, buscando la belleza en esmaltes y celadones. Se ha convertido en una referencia y sus piezas -desde simples vasos a vasijas, pasando por boles o jarrones- lo han llevado a abandonar temporalmente su ciudad natal y su tienda -Al Natural- para exponer en ciudades de todo el mundo.

estilo, ceramica, el barro está de moda, xlsemanal

Su inspiración viene de la naturaleza

«A golpe de revistas sí que parece que hay un boom de la artesanía, pero en el mundo real yo no lo veo».

Pedro León / Arte hoy / Adeje, tenerife, 1962

Ceramista entre fogones

estilo, ceramica, el barro está de moda, xlsemanal

El ceramista de los cocineros», así titulaba un periódico nacional su crónica sobre Pedro León (Adeje, Tenerife, 1962). Y no le faltaba razón. Encontramos sus piezas en las mesas de los hermanos Adrià, Ramón Freixa, Paco Roncero o Ricardo Sanz. Eso le abrió la puerta para colaborar también con museos como el Thyssen de Madrid. Lleva dos décadas en su taller del barrio de Lavapiés, en la capital, donde vende sus vajillas, pero también lámparas o joyería.

estilo, ceramica, el barro está de moda, xlsemanal

En el taller elabora piezas e imparte cursos 

«Todavía hay mucho que hacer en la educación por apreciar más la artesanía. He visto que en otros países del norte de Europa el trabajo artesanal está mucho más valorado que aquí. Aunque también creo que vamos por buen camino».

Francisco Gálvez / Madrid, 1968

Dibujos realizados con esmaltes y óxido

estilo, ceramica, el barro está de moda, xlsemanal

Realiza una cerámica muy contemporánea cercana al arte. En su obra, el dibujo realizado con esmaltes y óxido tiene gran importancia, siempre en torno a la simbología.

estilo, ceramica, el barro está de moda, xlsemanal

Su obra puede tener connotaciones tribales y detalles de vanguardia

«Lo realizado a mano es único, aporta diferenciación y por eso el interés por algo diferente».


LO QUE TIENES QUE SABER

Singularidad: «La diferencia fundamental entre las piezas de cerámica artesanal y las industriales está en la excesiva perfección de estas últimas -asegura Carmen Palacios, codirectora de
la galería Tiempos Modernos-. En la cerámica industrial se utiliza un molde y con eso tiran todas las unidades que quieran. Por eso son todas iguales, la base donde se apoyan es totalmente lisa e incluso el brillo y el color son uniformes».

El toque artesano: «La cerámica hecha a mano es única. Suele ser más gruesa, presenta irregulari-dades y el barniz se distribuye de forma diferente por la pieza -continúa-. Esto no significa que todo lo industrial esté mal hecho. La cerámica blanca nórdica y alemana de los años cincuenta, por ejemplo, es industrial y es maravillosa».